LA NOTICIA DESTACADA

“Papa Francisco tiene una estima especial hacia el presidente Cartes”

El canciller Eladio Loizaga calificó de muy exitosa la visita de la delegación oficial encabezada por el presidente Horacio Cartes a la Sant...

sábado, 26 de marzo de 2016

Tañarandy se iluminó ante presencia de miles de fieles, a pesar de la lluvia

El barro, el frío y la llovizna no impidieron que turistas disfruten del espectáculo desarrollado en el camino iluminado por antorchas y velas en las cáscaras de apepu. La novedad fue el cuadro de la Última Cena.


Atracción. El cuadro hecho con semillas que retrata la angustia de los discípulos en la Semana Santa brilló ayer en la noche

Saira Baruja

MISIONES

Como una reminiscencia de aquella misa en el Ñu Guasu, donde el papa Francisco bendecía al Paraguay, los fieles que visitaron Tañarandy no se dejaron amedrentar por las condiciones climáticas ni el barro de 2 días de lluvia incesante. Botas de lluvia, viento frío tras el cambio de temperatura, pilotines y paraguas acompañaron en todo momento a los feligreses que llegaban hasta la compañía Tañarandy de San Ignacio Misiones este Viernes Santo.

Los más preparados llegaron a tempranas horas y se ubicaron en los lugares más cercanos al retablo de maíz en la barraca, aunque para eso tuvieran que perderse la tradicional procesión de la Virgen de los Dolores por el Yvaga Rape.

Familias enteras disfrutaron del espectáculo que fue el camino iluminado por antorchas y velas en cáscaras de apepu, guiados por los estacioneros que con sus cánticos y oraciones recordaron la Pasión de Cristo antes de ser llevado a la cruz.

Y si se compara el evento, que si bien fue más pequeño, con la misa central que ofreció el papa Francisco en el Ñu Guasu en julio del 2015, es justamente por la fe de las personas, quienes no desistieron, no dudaron y llegaron en buses, camionetas y vehículos pequeños desde distintos puntos del país para no perderse de la obra de arte idealizada y realizada por sus compatriotas.

Otros que no perdieron oportunidad fueron los vendedores ambulantes, la mayoría vecinos de Tañarandy quienes desde tempranas horas de ayer se apostaron en el camino que conduce al Yvaga Rape para ofrecer desde superpanchos hasta sillitas plegadizas y sombreros.

La religión, la fe y el arte volvieron a ser uno solo este año en la ya tradicional procesión; algunos incluso manifestaron que no podían perderse el evento, ya que se realiza solo una vez al año.

Innovación. Un enorme cuadro de la Última Cena, creado con semillas agrícolas por Macarena Ruiz, fue la novedad este año en Tañarandy. Ella, con autorización de su padre, creó su propia versión de la Última Cena de Jesús con sus discípulos y de esta manera se varió totalmente la de la clásica pintura de Leonardo Da Vinci, que se ha representado durante varios años como cuadro viviente.

UH

No hay comentarios:

Publicar un comentario