Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de privacidad de Google Adsense. Puede leerlo en el enlace a continuación

LA NOTICIA DESTACADA

Fin de semana: caluroso y con chaparrones

Este viernes y el fin de semana se sentirán temperaturas muy elevadas, de acuerdo con la Dirección de Meteorología. La pronosticadora Oyu...

sábado, 26 de octubre de 2019

Un “ángel” les cambió el día a unos peques

Daniel Mendoza les llevó a tres pequeños indígenas a cambiarse, les dio comida y hasta juguetes.


Daniel Mendoza (34) se “vistió” de “ángel” por un día al cambiar las caritas de tristeza de unos pequeñitos indígenas por otras de alegría y felicidad. Pasó el viernes al mediodía en Luque, cuando él iba al súper y vio a las tres criaturas caminando una tras otra con su hermano mayor de 18 años. Como se estaban mojando y encima estaban desabrigados y con frío, decidió alzarlos a su vehículos y llevarlos a su casa para secarlos, cambiarlos y darles de comer. Los niños tienen 5 años (mellizos) y 6 años la mayor.

“Cuando los vi en esa situación no pude evitar pensar en mi hija de la misma edad de dos de ellos. La bendición que tiene de estar una cama calentita y no pude ser indiferente ante tal situación. Me bajé del auto y le pregunté al mayor si eran sus hermanitos, me dijo que sí y me contó que salieron de su comunidad en busca de comida en la calle”, contó Dani.


En ese momento Dani los invita a su casa para que se cambien de ropa y se vistan. “Le llamé a mi mamá y les pedí que preparen ropa para regalar. Cuando llegue estaba ‘comitiva’ ya esperando. Mi mamá, mi hermana y mi novia se encargaron de secarles el cabello, cambiarles, y mi hijita decidió darle su ropita también algunos de sus juguetes”, siguió su relato.

Luego de esto los llevó al súper y les compró provista para unos días. “Yo no les solucioné su problema, pero por lo menos fueron felices por un día. Sus rostros tenían otra expresión a diferencia de cuando los encontré. El fin de todo esto es trasmitirle a la gente que con lo que es poco para nosotros para ellos es mucho, que no seamos indiferentes”, finalizó.

SIN PADRES

Esos pequeños viven con una tía en sitú de pobreza. Sus padres al parecer se desentendieron de ellos y día a día tienen que salir a la calle a pedir comida.

Publicado en Cronica

No hay comentarios:

Publicar un comentario