Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de privacidad de Google Adsense. Puede leerlo en el enlace a continuación

LA NOTICIA DESTACADA

Fin de semana: caluroso y con chaparrones

Este viernes y el fin de semana se sentirán temperaturas muy elevadas, de acuerdo con la Dirección de Meteorología. La pronosticadora Oyu...

viernes, 6 de diciembre de 2013

Iglesia condena aborto, suicidio y eutanasia

Monseñor Edmundo Valenzuela, quien ofició la misa de este viernes en Caacupé, dijo que una persona no puede ser cristiana y, a la vez, cometer aborto, suicidio o eutanasia. Señaló que ningún poder del Estado ha dado respuestas a los pedidos de la Iglesia.

En la homilía de este viernes, Valenzuela dijo que hay pecados muy graves que no nos permiten la comunión con Cristo y los demás. Dijo que, cuando estas faltas son públicas, la Iglesia condena severamente al feligrés con la excomunión.

“No se puede ser cristiano y cometer aborto, suicidio y eutanasia, lo que algunos legisladores quieren legalizar, en contra de lo que dice la Constitución”, sostuvo el religioso durante la misa.

Condenó además la infidelidad, que consideró como “degeneración sexual”, y calificó de “causa principal de nuestra enfermedad moral y espiritual” a las peleas y el odio.

Instó a legislar a favor de la vida y de las embarazadas pobres e indefensas, invitando a la misión permanente a salir en busca de las ovejas descarriadas, de los necesitados y de los que sufren.

Valenzuela dijo que los ciudadanos no respetan la Constitución Nacional, las leyes ni las normas, ya que son las mismas autoridades las que no dan ejemplos de cómo hacerlo.

Recordó que, el año pasado, la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) entregó a cada uno de los poderes una carta, solicitando el cumplimiento de una serie de pedidos, lo que, hasta el momento, no ha ocurrido.

Dijo que todas las respuestas están en Jesucristo, que vino para salvarnos de nuestros males y devolvernos al camino de la verdad, la justicia y la solidaridad.

La misa se realizó en el marco del novenario de la Virgen de los Milagros de Caacupé.

FuenteAbc

No hay comentarios:

Publicar un comentario